viernes, 29 de enero de 2010

Crisis en las rutas: crecen los casos de abducción extraterrestre



El caso Pomar abrió un debate que había quedado al margen de las agendas mediáticas: la abducción extraterrestre no es lo que era y, según afirma la opinión pública, “los marcianos han perdido los códigos”. Tremebunda realidad cósmica, que aqueja las rutas argentinas, las autoridades gubernamentales y las comisarías.
“No tienen más códigos, ya se fueron al carajo. Antes te agarraban por dos o tres meses, te daban de morfar piola y hasta te hacían sesión de manicura, pero ahora los aliens se dan con paco y destrozan todo”, describe Alfredo, un vecino de Lanús que sufrió en carne propia la desidia alienígena.
Es que, según enseña una reciente estadística de la Policía Federal, “los casos de abducción en las rutas principales ha crecido paulatinamente en los últimos años” y “cada vez provocan más occisos, más gastos operativos y, sobre todo, muchísimos más casos de pelotudismo en las investigaciones”.
Y algo similar le sucedió a Alfredo, que en un viaje de fin de semana fue secuestrado por unos “marcianos empepados” en un objeto volador “parecido a la peluca de Soldán”.
“El mundo está loco. Los extraterrestres están drogados, los medios dicen que comunican la verdad, Posse fue designado para Educación y Banfield salió campeón”, vocifera con real angustia en el rostro. Y sentencia: “Si no estamos en el apocalipsis, pega en el palo y se va al córner”.
Los medios dicen…
En sintonía con su tendencia a criminalizar la marginalidad, los medios argentinos han manipulado los hechos del pueblo extraterrestre a su antojo.
Por ejemplo, el programa que conduce Anabella Ascar en Crónica TV exhibió a unos supuestos “delincuentes del espacio”, que resultaron sermiembros de la UCEP macrista.
Por su parte, los voceros de la intelligentizia nacional manifestaron en su dominical columna en el diario La Nación que “la verdadera solución al problema de la abducción rutera es bien sencilla, y consiste en alentar la inmigración de alienígenas europeos”.

Locura voladora no identificada
Pepo es un extraterrestre de tan sólo 15 años, oriundo de las marginadas tierras de Melmac. A pesar de su corta edad, ha dedicado mucho tiempo a la abducción de automóviles en la ruta nacional 12.
Nacido en una familia “trabajadora”, devino en “chorro y falopero” dada la influencia que América TV que marcó en su vida. “Yo era un alien bueno, si hay alguien bueno en este lugar. Pero un día vi a Andino que hablaba de la cultura del paco, y todo se fue al carajo”, narra Pepo mientras mastica un encendedor que utiliza para fumar droga.

- ¿En qué consisiste la abducción?
- Y, guachín, vamo’ con lo pibe en el oni’ (sic) y apuramo’ con lo fierro.No hay mucha vuelta, pum pum y adentro. Tocá do’ botone’ y ya te agarramo’. Despué’ la careteamo’ un poco, llamamo’ a Crónica, América o Canal 9 para decirles que hubo un accidente y fue. Se manducan cualquier cosa esos giles y venden humo’ como piña.
- ¿Y la policía? ¿Cómo esquivan el control policial?
- ¿Esquivar el control policial? Para qué, si son como Maradona al revés: se gambetean solos los giles.
- ¿Qué piensa del tratamiento mediático, sobre todo en el caso Pomar?
- No le di mucha bola, porque andamo’ de escavio’ todo el día. Pero yo tengo un amigo bien piola que labura de periodista, y que es el que nos da faso. Se llama Jorge Pizarro, y es alto dealer, papá.

Apocalypse now
Son muchas las palabras, pero pocas las soluciones. El miedo en la población crece, las autoridades no encuentran coto alguno para la situación extraterrestre y, como si fuera poco, el declarado “alien proto-peronista” Eduardo Duhalde se postuló para las próximas elecciones presidenciales.
¿Se trata del mismísimo apocalipsis o de la clásica argentinidad al palo?

Nota del autor: es solo una parodia del tristisimo tratamiento mediatico de la prensa argentina no tomar de mala manera porfavor


Fuente: periodismo de aca .com .ar

No hay comentarios: