sábado, 30 de octubre de 2010

La Soledad


Soledad más que una mujer,
ella es un tango… de esos
que destripan las penas,
de esos que vuelven y revuelven el ayer.
Sus versos con gusto a malbec
condenan su alma herida,
haciendo infiernos sobre su piel,
y sueños a alguna que otra pasión,
esas que no valen ni dos chirolas.
Peregrina de ciegos pasos
entre barrancos y adoquines,
las estrellas son cómplice de su ser,
mientras desata amores
que abrazan como las peores brazas.
Y apareces tu…
Desengaño escalofriante que muestra
¡qué minga! tu inocencia de mujer,
se olvidó en ese bar perdido,
como la última curda.
Mientras tu nombre se hace carne,
don-de aquel último suspiro
de la gota de rocío besa al amanecer.
Contienes a tu luna de terciopelo,
testigo de tus bienes preciados,
retuerces esa mueca
que te perfila de asesina,
¿y por qué?
mataste, todo lo que hasta hoy…
creía de una mujer.

jn

La grasa de las capitales no se banca mas, el paco tampoco


por Jorge Núñez

“Paco” es la última película de Diego Rafecas, un director relativamente nuevo y argentino. Este largometraje, presenta una serie de fallas estructurales en la sociedad argentina posmoderna. Sabemos que toda producción simbólica depende de un contexto, eso lo sabemos sobre todo con Bourdieu… entonces desmenucemos.

La película presenta un elenco conocido: Tomás Fonzi, Norma Aleandro, Esther Goris, Romina Ricci, Roberto Vallejos, Sebastián Cantoni, Valeria Medina y Willy Lemos. En esta historia, el protagonista interpretado por Fonzi, es un estudiante de clase alta, hijo de una congresista, que toma recreos con una mujer de una villa de emergencia, y por la cual conoce al paco. Después de detenido, cae a una institución sostenida por el corazón de la directora, y donde se rehabilitan adictos. El personaje, me hizo acordar a The Kid de Chaplin, porque la madre ha abandonado al niño… pero al final recuerda que tiene un hijo y lo adopta como el hijo que no era.
Francisco Blank o “Paco” es un chico, que clásicamente, coincide su contacto entre el mundo de los estupefacientes con el de las villas de emergencias. En otra película y novela argentina ya se veía el mismo argumento, hablo de Las viudas de los jueves de Piñeiro. Cuestiones, que se dan en la vida real y se consolidan en las películas. En “Las viudas”, uno de los hijos (Juan) se hace pasar por mujer en internet, y los padres desconocían muchas cosas de él, por vivir enchufado a la pc de noche, y de día en natación. Trina, no es casualidad, también consigue drogas en una villa, su intermediario es el guardia del country, también autónomo de un sector popular. Paco se mete en la boca del lobo, la diferencia está en que el protagonista, por su poder adquisitivo logra una venganza, que él cree injusta porque no resultó como había planeado, no obstante, él si dice la verdad. Un fantasma de Ricky Ricón, el pobre niño rico, pero posmoderno, que a pesar de tener tanta plata no puede ser feliz, y la familia se lo trata de sacar de encima.

Freud en un artículo habla de lo angustioso que es, cuando algo de lo más íntimo se vuelve ajeno, traduciéndolo en un rasgo siniestro, ominoso que debe mantenerse oculto si retorna con esta impresión. De cierta forma, la senadora como otros padres, no reconocen, no quieren a ese hijo adicto, a ese excluido marginal. Nina, directora de la institución de rehabilitación le dice muy honestamente a unos padres: “la forma de vivir bien (con este problema) es aceptarlo”. Podemos articularlo a lo que nos dice Isaacson, a un nivel macro: es necesario redescubrir el país que amamos aun a través del país que nos hiere. Si vemos siempre el problema, no avanzamos en nada.

Dentro de la estructura familiar, se ven una serie de falencias que se asemejan a otras películas como Dead Poet Society y Ordinary People. Los puntos de coincidencia radican en que los padres, son los que en persecución del apoyo en la especulación del otro, se pierden en el bosque de la inautenticidad. En el primer film norteamericano, es el padre quien teme que lo juzguen como mentiroso. En el segundo, la madre crea un velo en el cual inventa argumentos para desmitificar los problemas del hijo, con tal de no verse en problemas. En Paco, la madre tiene una reacción tardía, y del padre nada se sabe. Pero atraviesa a todos estos ejemplos, un sentimiento de extrañeza.

Con esto vemos, en nuestra película, de qué manera el teatro neoliberal ocupa una inscripción fundamental en el hombre, no sólo por los padres, también por la sociedad que patologiza a los que menos recursos tienen, los ve como extraños, y los entrama como la fuente de los problemas.

A los anormales (quienes salen de la norma), nadie los quiere. Leamos un poco Martín Fierro: No tiene hijos ni mujer, ni amigos ni protetores, pues todos son sus señores, sin que ninguno lo ampare: tiene la suerte del güey, y ¿donde irá el güey que no are? Realmente este sistema, que promueve la enajenación, se interesa sólo y en tanto alguien pueda vender su trabajo, sea el trabajo que sea.

Nora, la empleada de la que se enamora Paco, es llamativo que canta muy parecido a la protagonista de La teta asustada, film peruano que compitió por el Oscar contra El secreto de sus ojos, y ¡ojo! también es empleada, y también viene de una clase social baja. Es simpático que la cortina musical, cuando aparece esta muchacha, canta “la cumbia me hizo así, así, así”.

La institución donde se trabajan adicciones, por un lado tiene desordenes institucionales, un doctor que no le importa mentir por sobornos eróticos, falta de sustento económico y una mujer contra el mundo. El grupo con el que se trabaja, va desde una pareja que entraría perfectamente en el elenco de Trainspotting, una artista no reconocida por sus padres y (re)conocida por el VIH; un ayudante que se angustia y se inyecta heroína; otros escupidos por el sistema y Paco.

La salud deja de ser un estado, tampoco es un mercado, para hacer y a-ser un desperdicio, que se puede bastardear desde cualquier lado, inclusive de la base de nuestra cotidianeidad. Cuestión que quebró al paradigma positivista: ¿Cómo adaptarse a una sociedad, cuando esta es la enferma? Respondemos fácil: adhiriendo a una adicción. Adicción de todo tipo, drogas, alcohol, televisión, mal humor, comedor, estafador, etc. El Rocker de los internos, cuando llega a la institución, comenta que consume droga “para soportar la gilada”. Como esa utopía que trasciende la tontera, de “escaparse de la realidad”. De la realidad no podemos escapar solo podemos construirla o destruirla, pero es la que nosotros pre-sentimos. El hombre es la medida de todas las cosas, lo sabemos desde Protágoras, pero también es la porquería.

Las instituciones (policía, hospitales, el estado) también son defenestradas en el film. Los problemas no hacen distinción, quien hace distinción es uno. Pero la crisis está en el fondo de todo esto, es estructural.

La película es buena, si se la mira con atención. Lo interesante es ver lo que no funciona en lo real, aparece como síntoma. En ciertas partes hay exceso de patologización de sectores, a mi parecer. Pero creo que es necesario no tomarla como un ejemplo, muchas veces se mira hacia fuera lo que no podemos hacer adentro, y con eso creemos el tema resuelto, y cambiamos de canal. Mientras masacran y martirizan a estas víctimas del vaciamiento.


Paco, no es un caso aislado, existen Cromañones, Cartoneros, Cirujas, tantos otros, que forman parte de esta Republica de Olvidados, o más bien de una res pública que el sistema, ni la sociedad saben qué hacer con ellos, y mediante distintos planes busca una esterilización. Que se demacran cada vez mas, en un país que cree en un dios que se compra por TV, como algo dentro del catálogo de tantas drogas de exterminio.


Publicado en Revista Alter Ego Nº 1.

domingo, 17 de octubre de 2010

Milonga pa’ recordarte, milonga para un ratero vulgar… de apellido Manzione.


Homero Manzi, un poeta en la tormenta. Un film argentino del 2009, y que vale mucho la pena ver. ¿Por qué? Porque Manzione no sólo creo éxitos de tango, milongas, también fue profesor de universidad, militante político, director de noticias, perseguido, director de cine, presidente de SADAIC entre otras necesidades.

Por suerte hace rato se dejó de creer en esa historia, que rotulaban como oficial. Ahora ésta, se critica y a consecuencia, se desmitifican héroes sobrepuestos en los discursos de días festivos y en las calles de las ciudades. Esto queda reflejado, en el film muestran como persona a una persona.
Siguiendo la ficha técnica, es la última de producción del director y guionista Eduardo Spagnoulo, que en una entrevista reconoció haberse conmovido con la historia de Homero Nicolás Manzione Prestera y llevó a producir la película. También escribió sobre la antinomia piratería y derecho de autor en un trabajo interesante que circula por internet. El papel principal de este film, está encarnado en Carlos Portaluppi que luego de la película, ha grabado Por tu culpa, que trata sobre violencia; y Horizonte Vertical, en un papel secundario.


Vemos en otras producciones argentinas “recientes”, relacionadas al tango, como en Fantasmas de Buenos Aires de Guillermo Grillo, como se entremezclan la historia de un espíritu borracho de tanguero y un pibe bueno y lentejón, en forma de comedia; otro ejemplo, El último aplauso de Germán Kral, un documental del bar del Chino de Pompeya y quienes mantienen vivo ese lugar donde el culto al tango, es similar a los rituales en los oráculos griegos. El film de Spagnoulo es una producción que brinca de un rubro al otro. Por esto, es difícil definir estrictamente si es película o documental, parece una mezcla a estilos, por ahí, adoptados por el director Pino Solanas.



En este largometraje, donde también participan artistas como Angélica Torres, Martín Slipak y Silvina Bosco, ha sido definido por sus realizadores como “una ficción documental” que utiliza la ficción para retratar la actividad musical y recrear el ámbito político en el que incursionó este destacado referente del tango argentino.
Agradablemente se recitan poemas, y se despliegan firuletes porteños que hacen acordar barrios como San Telmo, retumbando ecos no sólo de Gardel, también del polaco. Además se acoplan fragmentos de creaciones de Manzi en el séptimo arte, entrelazando la historia principal.
Haciendo un recorrido por la biografía, en el inicio encontramos al protagonista, en un barrio que refresca la memoria, de obras de teatro como Los dizfrazados de Pacheco, donde muestran la convivencia en barrios porteños a principio del siglo XX. No sólo por la escucha de lenguas extranjeras parlando, sino también por la inmigración nacional hacia las metrópolis, donde hay posibilidades.
Confeccionado en la política, y en una cronología perfilada por un repaso de historia nos guía; desde la asunción de Irigoyen, crisis, guerra, la reforma universitaria del ’18, el pacto Roca-Runciman, entre otros acontecimientos que vive Manzi, y cómo lo influye a la hora de crear producciones. También, muestran a Manzi como una suerte de Cupido, para fortuna de una de las parejas más particulares del siglo XX en Argentina.


Hay una analogía, muy interesante entre la política y la lógica deportiva del triunfo, que hace el polémico Barbeta, quien dice: lo que importa es la tabla de posiciones, donde todo queda bien, hasta comprar un jugador de la vereda de enfrente. Traducido en un tango de Celedonio Flores: sino me ayuda dios, que me ayude satán, del censurado tema Pan. Siendo profesor en una facultad de derecho, es raro que no tenga en cuenta el aforismo maquiavélico que dicta que no hay que ser moralmente bueno, sino políticamente eficaz. Sin más revuelo desde Kelsen, sabemos que oficialmente la justicia es subjetividad.


Para hablar de otros film biográficos, se me vienen a la mente el inigualable Citizen Kane de Welles, o el éxito de Zemeckis, Forrest Gump. En los cuales, uno como es espectador, es difícil no compenetrarse, emitir juicio en los finales de dichas producciones, es muy bueno esa reacción, esa intencionalidad de los directores. Recordemos el insustituible Rosebad del director de periodicos, que incesantemente lo lleva a querer completarse imaginariamente, optando por variantes no sólo de bienes materiales, también en tanto aumenten la reputación. En el film de los ’90, es un poco más confuso el deseo en juego. Si bien Forrest es un good boy, no queda claro si es el deseo de la madre o el suyo, o de ambos, que lo lleva a formar un curriculum multifacético encarnado en una buena historia. Otro ejemplo puede ser Freud de John Huston de 1962, aquél film que al padre del psicoanálisis se lo interpreta como una persona más, sin ninguna condición extranatural, cuestión que algunos historiadores sobre todo, les molesta reconocer.
foto de pelisargentinas.com
Para optar una interpretación podemos tomar la formula de Sartre: el hombre es lo que él se hace; o como le gusta decir al Dr. Feinmann “el hombre es lo que hace, con lo que hicieron de él”. Manzi, el último payador, tiene una necesidad permanente de perpetuar y desplegar su deseo con tal de demostrar que eso que llaman sentimiento argentino, tiene peso, en fusión con sus principios. El estancamiento del tiempo, de las metas, de los proyectos, es sólo responsabilidad de uno mismo. Si tomamos por ejemplo, dos obstáculos que detienen a Manzi parcialmente, como la persecución en su tránsito universitario, o el desmonoramiento de FORJA.
Muchas veces ante estos “fracasos” uno puede estancarse o fácilmente abandonar esas motivaciones, pero lo que rescato, y quizá soy reiterativo, es que un tipo del interior como Homero, logró quedar en la historia de un pueblo por su instinto combativo, ante tragedias, como las de aquél erudito que llevó el mismo nombre.
El pleito con la muerte, creo que nadie lo ha vencido, hasta que no despierten a Walt Disney no lo sabremos. Pero volviendo a lo nuestro, Heidegger nos decía que la muerte es la imposibilidad de todas las posibilidades, es ese detener del tiempo, donde el ser se fina. Realmente el golpe de cáncer hace retumbar las viseras de nuestro personaje, que por más intento, no hay con qué darle. Los buenos se van y los malos nos quedamos; no sólo escribo esto, porque murió joven, sino porque realmente era una persona que, comprometida con sus principios, lucho hasta el último aliento. Algo que falta contagiar, no sólo a políticos, músicos, sino a la sociedad en general; faltaría irónicamente “esa peste de Añatuya”.

Homero, no sólo fue un poeta ilustrado que introdujo de las mejores letras en el tango, sólo con analizar dos versos de Malena, uno queda fascinado en la estética de las palabras y metáforas utilizadas. Hay unos datos curiosos, por ejemplo que él no utilizó el lunfardo como sello característico, a pesar del peso del tango; por otro lado, nunca editó un libro, siendo uno de los mejores escritores que preparaban el escenario para la década del ’40, época memorable de la música rioplatense. Amargura del sueño que murió, y que tenemos el agrado de tenerlo presente en un buen rodaje fílmico.



jn

sábado, 16 de octubre de 2010

Apología

Él no está, pero eso la hace más difícil para que se vaya. ¿Como lastimas a un fantasma? Porque Casper no posee ni revolver, ni espada, pero creo que a los espectros se los bate con armas metafísicas, y no poseo más que la ignorancia con aleación de estupidez.
Mis ideas son carabelas calaverorzas, perdidas en el desierto de tu mente, que se vuelve arena, en cada intento ciego por traerte aquí. Me sonríes, probando, si esta marioneta aún sigue con vida. Pero los golpes de tu boca, son más fuerte que cualquier puñal, así sea tuyo.
No quiero creer, pero parece que el cuerpo tiene mejor memoria que la memoria. O al menos, ese título le pongo a la situación. Hace tiempo, que asisto a la cárcel de tu historia, pero parece que hubo un previo poblamiento de ratas. Que de repente apareció una, que se reproduce con el agua y come (back) una y otra vez.
Haciendo sangrar a recuerdos, dando vida no hay, hasta una mentira es suficiente para mantener la disputa de anfitriona. Mientras me apalean tus gratos besos, tus perfumados versos, que de a poco me acomodan, para que caiga desorbitado y lejos de mi. 

jn.-

martes, 12 de octubre de 2010

Un perro andaluz - Luis Buñuel

Un perro andaluz 






Un perro andaluz es un cortometraje de 17 minutos, mudo (en 1960 se incorporaron los motivos de Tristán e Isolda de Richard Wagner y un tango), escrito, producido, dirigido e interpretado por Luis Buñuel en 1929 con la colaboración en el guión de Salvador Dalí.
El rodaje duró 15 días. Según refiere Buñuel a De la Colina y Pérez Turrent, Un perro andaluz nació de la confluencia de dos sueños. Dalí le contó que soñó con hormigas que pululaban en sus manos y Buñuel a su vez cómo una navaja seccionaba el ojo de alguien.
Un perro andaluz está considerada la película más significativa del cine surrealista. Transgrediendo los esquemas narrativos canónicos, la película pretende provocar un impacto moral en el espectador a través de la agresividad de la imagen. Remite constantemente al delirio y al sueño, tanto en las imágenes producidas como en el uso de un tiempo no cronológico de las secuencias.


Comentario
La extensión de la descripción de los planos de esta película es obligada si se quiere dar cuenta de su carácter de poema en imágenes, cuyos hallazgos visuales proceden en gran medida del poemario homónimo que Luis Buñuel tenía listo para la imprenta en 1927.
El mismo Buñuel señalaba la importancia que para él tenían los sueños, las visiones y los delirios en su vida cotidiana, en el grupo surrealista de París y, por tanto, en su cine. Por influencia de las teorías de Sigmund Freud, el surrealismo admitía las imágenes e ideas oníricas dentro de sus postulados. Toda la cinta puede definirse como una sucesión de sueños encadenados. Posee una de las secuencias más impactantes de todo el cine: la navaja que secciona un ojo de mujer. En varias imágenes podemos descubrir las obsesiones recurrentes en Buñuel y Dalí. Así ocurre con la crítica a la educación impartida por la Iglesia, la represión sexual, el “carnuzo” o burro en descomposición, la mano con hormigas o el cuerpo femenino. De esta manera, artesanal sin duda, pero muy innovadora e inquietante en la época de su primera proyección, presenciamos el inicio cinematográfico de dos de las carreras artísticas más significativas de todo el surrealismo mundial.
Un perro andaluz refleja el ambiente de la Residencia de Estudiantes en la que Dalí, Lorca y Buñuel convivían. El hombre castigado cara a la pared, los pupitres, la rebelión ante la autoridad, los hermanos maristas o el deseo carnal así parecen atestiguarlo.



Los dos amigos elaboraron el guión en simpatía ideológica y con la máxima de no dejar intervenir ningún atisbo de control racional o asociación de ideas lógica y convencional mientras lo escribían. También rechazaban el menor indicio de simbolismo, motivo o clave susceptible de ser interpretada desde un punto de vista cultural. Por ello no cabe hacer interpretación alguna sobre esta cinta, aunque no han faltado exégesis desde varias afiliaciones, en especial desde las filas del psicoanálisis. Ya en el momento de su creación los dos autores habían eludido cualquier aclaración de su sentido, pues habría supuesto negar la razón de ser de la propia película.


Es necesario insistir en que la utilización de muchos de los motivos presentes en el filme (los carnuzos, las hormigas, La encajera de Vermeer) eran patrimonio del ambiente creativo común que se daba en la Residencia de Estudiantes, sin poder discriminar su afiliación a uno u otro. En muchos de los casos las ideas partían de Pepín Bello, un residente que no produjo obra creativa alguna. Así, el plano final de la película de los dos amantes enterrados en la arena del desierto está conectado en última instancia con el Duelo a garrotazos de Goya y con el Ángelus de Millet, y aparece tanto en cuadros de Dalí como enViridiana y Belle de jour de Buñuel.
La escena más conocida, la del ojo cortado, parece proceder de Buñuel, como parece reafirmar su presencia inaugural como actor en su única actuación como protagonista. Se trata de un cegar la mirada convencional para que surja la mirada asomada al interior. Esto es lo que promovía el surrealismo, como podemos apreciar en estos versos de su poeta favorito, Benjamin Péret:

Si existe un placer
es el de hacer el amor
el cuerpo rodeado de cuerdas
y los ojos cerrados por navajas de afeitar


El propio Buñuel explica que:
para sumergir al espectador en un estado que permitiese la libre asociación de ideas era necesario producirle un choque traumático en el mismo comienzo del filme; por eso lo empezamos con el plano del ojo seccionado, muy eficaz.

La originalidad radical y su lugar en la historia del cine radica en que la película, de modo premeditado, destroza las convenciones de la narrativa fílmica habitual (lo que se ha denominado «modo de representación institucional» o MRI) buscando liberar de la mímesis aristotélica tradicional a la cinematografía, del modo en que ya había sido hecho en pintura o literatura. Es patente el método consciente de ruptura de la continuidad o raccord entre los distintos planos de la película, tanto en el plano del espacio como en el del tiempo, cuyo ejemplo más visible es la ostentosa heterogeneidad de los sucesivos intertítulos: «Érase una vez», «Ocho años después», «Hacia las tres de la mañana», «Dieciséis años antes», «En primavera».
Debido a todas estas novedades, la cinta fue aclamada entre las elites culturales parisinas, pues difería grandemente del cine vagamente simbolista de la vanguardia francesa. Al cine donde se proyectaba acabó acudiendo el tout Paris: Pablo Picasso, Le Corbusier, Jean Cocteau, Max Ernst, Man Ray, René Magritte, René Char, Ives Tanguy, Jean Arp, Pierre Unik, Louis Aragon, Paul Éluard, Tristan Tzara y en general, todo el grupo de artistas liderado por André Breton. Este, rechazó el carácter pretendidamente surrealista de otras obras como La coquille et le clergyman, de Germaine Dulac y consideró Un perro andaluz como el ejemplo perfecto de surrealismo cinematográfico, que les valió a Buñuel y Dalí ser acogidos de pleno derecho en este grupo.

Curiosidades
En el cartel de la película El silencio de los corderos (1991), de Jonathan Demme , concretamente en la boca del rostro de Jodie Foster, se utilizó la imagen de Un perro andaluz de la mariposa Acherontia atropos, cuyo tórax semeja a una calavera, en la versión de la fotografía de Philippe Halsman In voluptate mors (1951), que retrata a Dalí con una calavera formada por cuerpos desnudos de mujer.
Alfred Hitchcock incluyó en su film Recuerda (1945) una escena creada por Dalí en la que se homenajea la del ojo cortado, donde unas tijeras gigantes cortaban un ojo pintado en una cortina.
Para rodar la secuencia en que el ojo de la mujer es sajado por una navaja de afeitar se utilizó el de una vaca a la que se afeitó el pelo de la piel que lo rodea.
Pierre Batcheff se suicidó en 1932, unos años después de rodar el film. El mismo fin tuvo su compañera de reparto Simone Mareuil.
En su gira de 1976 David Bowie proyectaba este film para abrir los conciertos.
El título escogido, Un perro andaluz, fue elegido porque no guardaba relación alguna con los temas del filme, que en un primer momento iba a titularse Es peligroso asomarse al interior como inversión del aviso que tenían los trenes franceses: “C'est dangereux de se pencher au dehors” ("Es peligroso asomarse al exterior")




Nota del blogger:
Ya haré comentario sobre alguna pelí

sábado, 9 de octubre de 2010

Barro de historia

Aquí me tienes. Y como un extraño me sientes. Qué pasa en tu mirada ¡Qué pasa que no dices nada! En tu rostro veo una cicatriz, no es de un golpe, sino de una herida, de un cirujano sin bisturí, y habla por sí misma. Ya sé, me olvido, que no hablamos del pasado.
En fin, aquí me tienes, y me muero por rendirme ante el mar de tu cuerpo, y sentir ese pudor eléctrico que escribió cada uno de tus besos, y que borran tus palabras fuera de orbita. Hay días, y días, como aquél cuando el cordero se volvió lobo del lobo. O aquél, que quisiste moldear el barro de nuestra historia, para la comedia nocturna de la cena familiar en tu casa. Escupiendo letras afiladas, con sabor a nada. Olvidando que nos queremos porque no nos entendemos.
Resuenan tangos decapitados ¡te acordás! Son la orquesta que nos tumba el corazón, y nos cambia de lengua. Nos cantamos con el cuerpo, y los versos se desploman ante el encuentro de mis dedos que se enhebran en tus senos, ante la ecuación de mis silencios, ante los pentagramas que entonan nuestros suspiros. Cuando el amor nos hacía…
 Mujer… podrías dejarme… salir de cada segundo que recojo de mis pensamientos. 

jn.-

lunes, 4 de octubre de 2010

Gusano

Fuente img

Como un grito que han parido    
brotó un pequeño gusano inerte.   
Vestido con la mejor camisa,     
aprendiendo a no aprender de la suerte     

Hilando trenes por caminos 
con pasajeros de perfil alegre  
que aplauden al son de la cornisa,   
son caras y más-caras sin mente.    

De noche, escribiste latidos   
con tinta empapada en aceite,   
No tiene nombre tu sonrisa  
por más que la interprete     

Tan fácil persigues enemigos, 
esa es tu lógica incoherente.   
Regalando penas lo más aprisa  
como el cobarde más transparente.  

Regocijo en tu capricho,      
mirada astuta que se muere.    
Y puedes juzgar desde arriba   
pero perro que ladra no muerde. 



jn.-