viernes, 7 de enero de 2011

Doxa

Doxa
 
No escribo para que me pintes
mis letras no dan brillo a los besos
ni tus besos adoran mi inspiración.
No uso tinta porque me falte color
sino que busco formar mi cuerpo,
soñar despierto, describirte amor.

No escribo porque me lo pides
Sino que te puedo parir en mis versos
te hago hablar en mis historias
puedo amarte ante un eclipse de espectador.

Y estructurarte de acuerdo a mis caprichos
haciendo centellas, antes que me corten tus dedos

No siento lo que escribo
porque pules mi existencia
hasta con el antojo del silencio.
Ni escribo por conocimiento
Hay dos cosas de las que todavía
no tengo idea:
la felicidad y de la muerte.

Escribo porque es el lugar
donde las fantasías se vuelven siervos
y los siervos se hacen rebaño,
y brotan mis manos esculpiendo
donde quedó tu último consuelo.
Y también escribo,
para saber quienes somos.

jn.-

2 comentarios:

MUCHITA dijo...

Seguí escribiendo porque vas construyendo y descubriendo ese ser maravilloso que eres.
Saludos.

Horacio dijo...

Escribís porque es una necesidad y una falta, porque buscamos respuestas que no sabemos si vamos a encontrar, pero no podemos dejar de hacerlo.

Abrazo grande, lo mejor para el 2011.-