domingo, 9 de diciembre de 2012

de la memoria

fuente
Quisiera volver a las noches
en que trepaba tu cuello,
con la boca.
Y en ese leve cosquilleo,
sentir
los insolentes latidos
de tu piel, tu carne, de vos.
Era como dibujar a un árbol
desatando pájaros.

Quisiera ser el ángel,
que teje tu cuello,
y que pasa todas las noches
besándote, antes que tus párpados
acaben con la música y
la vigilia, antes que la dicha
beba el color de las pasiones.

Quisiera, otra vez, acostarme junto a vos
y si me pedís besos, te daré estrellas,
miles y miles y tan bellas como vos.
Así volvernos más rojo que la sangre
y derretirnos lentamente
como los relojes de Dalí
sobre el lienzo.

...Creo que este poema, no es
mi mejor soldado. Creo que
esta patria ha sido destronada,
y no me había dando cuenta de ello.
Mejor no preguntes si te extraño
.

2 comentarios:

Horacio Beascochea dijo...

No sé si es tu mejor soldado, pero atraviesa y defiende lo que piensa.

Abrazo

Anónimo dijo...

hermoso!! no sera tu mejor soldado pero si queres conquistarla, feliz afortunada, este poema te hara ganar muchas batalas, seguis asi y ganaras la guerra

besos desde Chubut
Pau!!